domingo, 31 - May - 2020
Inicio / Competición Crucero / Barcelona Worl Race: de vuelta a la realidad

Barcelona Worl Race: de vuelta a la realidad

Barcelona World Race

Los skippers de los cinco barcos que ya han terminado la Barcelona World Race se adaptan a la vida en tierra

Mientras el Renault Captur y el Spirit of Hungary se enfrentan al último tramo del océano Atlántico en dirección al estrecho de Gibraltar, los navegantes que ya han llegado a Barcelona intentan volver al día a día tras circunnavegar el globo durante casi un centenar de días. Los hermanos Bruno y Willy Garcia, que cruzaron la línea de llegada de la Barcelona World Race en quinta posición el jueves por la tarde, tienen que volver a sus respectivos trabajos en unos días, por lo que aprovecharán para descansar y estar con la familia. “Yo aún estoy aterrizando, creo que necesito un tiempo para digerirlo todo”, ha confesado Didac Costa, tripulante del One Planet, One Ocean & Pharmaton. La vuelta al mundo es un reto extremadamente duro, pero la vuelta a la realidad tampoco es fácil.

Doble cena

Para los hermanos Garcia, el aterrizaje empezó al llegar. Primero, con el emotivo recibimiento que les ofreció el Cheminées Poujoulat en el agua, con varios de los skippers de la Barcelona World Race a bordo (como se observa en la fotografía, de izquierda a derecha: Aleix Gelabert, Didac Costa, Jean Le Cam, Pepe Ribes y Gerard Marín), acompañados por el director general de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona, Andor Serra. Más tarde, tras la ceremonia de bienvenida y la rueda de prensa, Bruno y Willy disfrutaron de la cena que habían encargado: ensalada de tomates del Maresme con anchoas y queso fresco; entrecot –sangrante por dentro pero bien hecho por fuera- con huevo frito, patatas y verduras salteadas, y de postre fruta y “mel i mató”. Hicieron buena cuenta del menú y, por si acaso se habían quedado con hambre, luego volvieron a cenar en un restaurante con el equipo técnico y algunos amigos, entre ellos Jean Le Cam, vencedor de la Barcelona World Race junto a Bernard Stamm a bordo del Cheminées Poujoulat.

Y es que volver a saborear la buena comida es uno de los placeres que más echan de menos los navegantes en alta mar durante la vuelta al mundo a vela, y por eso en esta edición de la Barcelona World Race la Fundació Navegació Oceànica Barcelona ha desarrollado platos liofilizados de cocina de autor junto a los restaurantes El Celler de Can Roca y Les Cols. “Exquisito” es uno de los adjetivos que los skippers han utilizado para definir los manjares de este proyecto de investigación incipiente, pero en cualquier caso la comida fresca sigue faltando a bordo. De ahí que su primera comida o cena en tierra consista en un menú de lujo. Como ejemplo, el que encargaron Aleix Gelabert y Didac Costa, los navegantes del One Planet, One Ocean & Pharmaton, el miércoles: “Tostada de escalivada –y si es pequeña mejor que sean dos-, secreto ibérico con verduritas salteadas y patatas fritas, y de postre “mel i mató”, mango –más bien maduro- y horchata –muy importante, pero que sea artesanal, si no lo es no hace falta-“.

Tras los placeres del paladar, la ducha caliente y el descanso en una buena cama son las necesidades “básicas” más buscadas, junto a pasar tiempo con la familia. Así, el navegante del GAES Centros Auditivos Gerard Marín vuelve a mecer en brazos a su hija Janna, de sólo ocho meses. Aleix Gelabert esperaba ayer a los hermanos Bruno y Willy Garcia en el Portal de la Pau con su hijo Nil en brazos. Tampoco Guillermo Altadill se separaba de sus tres hijos menores tras llegar segundo con el Neutrogena. Su compañero José Muñoz no tardó en volar a Chile para reunirse con los suyos.

De médicos

Familia, comida y descanso, pero también obligaciones. Para Anna Corbella éstas incluían una visita médica para diagnosticar su lesión de rodilla, que es peor de lo que pensaba. Tendrá que pasar por el quirófano y le espera una larga recuperación –así que los largos paseos por la playa con su perra, Piula, deberán acortarse-. Aleix Gelabert y Didac Costa también han cumplido con sus compromisos, y esta noche han dormido en el hospital para someterse a una polisomnografía para la investigación “Cambios cognitivos asociados a la navegación oceánica en condiciones extremas” de la doctora Ana Adan, un proyecto asociado al curso del Barcelona World Race Ocean Campus “El cerebro en una vuelta al mundo sin parar. Cronobiología y gestión del sueño”.

Además, tanto Gelabert y Costa como Corbella y Marín colaboran con el programa educativo de la Barcelona World Race. Y otra de las tareas incluidas en su agenda de los próximos días es ayudar a desmontar los barcos con los que han dado la vuelta al mundo, el One Planet, One Ocean & Pharmaton y el GAES Centros Auditivos, respectivamente, que se someterán a un refit para dejarlos de nuevo al cien por cien. “Estamos muy orgullosos de nuestro barco, él también se merece un buen descanso y muchos mimos”, ha dicho la navegante barcelonesa, clasificada en tercera posición de la Barcelona World Race 2014/2015.

Siguiendo al Renault Captur y al Spirit of Hungary

Y, por supuesto, los marinos en tierra siguen controlando los informes de posiciones y los partes meteorológicos de la Barcelona World Race. Dos equipos rivales y amigos siguen en el agua, afrontando ahora el último tramo del océano Atlántico.

Así, al Renault Captur le quedan menos de 400 millas para entrar en el mar Mediterráneo. Jörg Riechers y Sébastien Audigane ya prácticamente están en la latitud del estrecho de Gibraltar y siguen navegando en dirección al Este en este largo bordo que dura ya cuatro días. Durante la mañana han progresado a 8,4 nudos de velocidad media, pero en las próximas horas tendrán vientos fu ertes del Norte, de unos 25 nudos de intensidad, para acelerar su entrada al Mediterráneo, que probablemente se producirá el domingo. El equipo franco alemán llegaría a Barcelona el miércoles, día 15 de abril: menos de 1.000 millas le separan ya de la línea de llegada de la vuelta al mundo a dos.

Unas 1.000 millas teóricas por detrás del Renault Captur y poco más de 600 millas al suroeste de Canarias, el Spirit of Hungary progresa a buen ritmo –a 9,8 nudos de velocidad media durante la mañana- con vientos alisios moderados. Nandor Fa y Conrad Colman hicieron ayer un bordo hacia el Este aprovechando la rolada del viento al Norte, pero ahora los alisios vuelven a soplar del Este, por lo que han virado esta mañana y han vuelto a poner rumbo al Norte, con muy buen ángulo para aproximarse al estrecho de Gibraltar, del que distan unas 1.400 millas. Se prevé que lleguen a Barcelona el 20 de abril.

Déjanos tus Comentarios