domingo, 19 - May - 2019
Inicio / Competición Crucero / Buen parte para la Rolex Sydney Hobart

Buen parte para la Rolex Sydney Hobart

Esta madrugada se ha puesto en marcha la 73ª edición de la Rolex Sydney Hobart, referencia mundial entre las regatas oceánicas. 102 inscritos y un buen parte animan la salida.

Su impredecible recorrido de 628 millas náuticas parte del puerto australiano de Sídney rumbo a Hobart, en Tasmania, y este año atrae a una heterogénea flota de 102 barcos con entre nueve y 30,5 metros de eslora. La presencia de cuatro supermaxis y una previsión meteorológica favorable anuncian una encarnizada batalla por la victoria en tiempo real.

La Rolex Sydney Hobart 2017 cuenta con una imponente flota formada por 102 barcos con esloras comprendidas entre los nueve y los 30,5 metros, incluyendo 27 extranjeros y 11 de los últimos 12 ganadores en tiempo real. Todo un crisol de tripulaciones profesionales y amateur que han aprovechado las jornadas previas a la salida para poner a punto sus embarcaciones conscientes de lo imprevisible de un recorrido de temible reputación. Como cada año desde 1945, la regata partió de la bahía de Sídney atrayendo a decenas de miles de espectadores.

El recorrido de la Rolex Sydney Hobart transcurre a lo largo de 628 millas náuticas, el equivalente a 1.163 kilómetros. Tras abandonar la bahía de Sídney, la flota pone rumbo sur para navegar paralelo a la costa de New South Wales hasta alcanzar el temido Estrecho de Bass, la porción de agua que separa el continente de la isla de Tasmania y que suele ofrecer duras condiciones de viento y mar. La aproximación final a Hobart resulta clave a medida que la flota remonta el río Derwent, un auténtico campo de minas entre encalmadas y corrientes. La Rolex Sydney Hobart está organizada por el Cruising Yacht Club of Australia y el Royal Yacht Club of Tasmania, y cuenta con el patrocinio de Rolex desde 2002.

DOBLE BATALLA
La flota de la Rolex Sydney Hobart se divide en cinco clases pero lucha por dos premios principales: el barco más rápido, el primero en llegar a Hobart, consigue la victoria en tiempo real, y su tripulación recibe un cronógrafo Rolex Oyster Perpetual grabado y el trofeo J.H. Illingworth; el barco con mejor tiempo compensado logra la victoria absoluta, un Rolex grabado y el trofeo Tattersall Cup. Ambos campeones inscribirán sus nombres en los libros de historia de la navegación mundial.

Literalmente, cualquier participante puede ganar la Rolex Sydney Hobart. Es la magia del tiempo compensado. En las últimas 15 ediciones se han coronado cinco barcos del rango 40-50 pies, cinco del 50-60, tres del 60-70 pies (incluyendo el Volvo 70 Giacomo de Jim Delegat, que defiende título) y dos de 100 pies.

Pero cuando se trata de la victoria en tiempo real, el número de aspirantes se reduce, y ahí sí que importa el tamaño. El club de los más rápidos de esta 73ª edición está formado por cuatro supermaxis de 100 pies de eslora (30,5 metros): el estadounidense Comanche de Jim Clooney (el monocasco más rápido del mundo), y los australianos Black Jack de Peter Harburg, Infotrack (ex Perpetual Loyal) de Christian Beck yWild Oats XI de Mark Richards, el barco con mejor palmarés en la historia del evento, que ha recibido su enésima actualización para afrontar su 13ª participación.

El Wild Oats XI debutaba en 2005 consiguiendo la triple corona: victoria en tiempo real, en compensado y establecimiento de un nuevo récord. Desde entonces ha sumado ocho victorias en tiempo real, incluyendo cuatro consecutivas entre 2005 y 2008. En 2012 repitió triple corona, fijando un tiempo que no sería rebajado hasta 2016, cuando su archirrival Perpetual Loyal (hoy Infotrack) paró el crono en 1 día, 13 horas, 31 minutos y 20 segundos, la marca a batir. El barco timoneado por Mark Richards llega con intención de resarcirse de sus dolorosas retiradas en las dos últimas ediciones.

PROMETEDORA PREVISIÓN
La flota partió con brisas suaves de componente este en el interior de la bahía de Sídney, con alrededor de 15 nudos del sur a medida que salen a mar abierto. A media tarde se espera que el viento role a nordeste en el entorno de los 10-15 nudos, incrementando su intensidad hasta rondar los 20 nudos de noche. Los barcos más rápidos deberían afrontar el cruce del Estrecho de Bass a partir de la mañana del miércoles con 15-25 nudos.

“No podríamos desear un parte más estable y tranquilo”, reconoce Mark Richards, patrón del Wild Oats XI, que el pasado fin de semana se quedaba sin electrónica por la caída de un rayo, pero que “ya está listo”. A priori, la previsión parece favorecer a su archirrival Comanche en la lucha por la victoria en tiempo real, aunque su nuevo armador, Jim Clooney, se muestra cauto: “Hay tramos del recorrido que parecen favorecer más a unos barcos que a otros. Nos espera una de las regatas más intensas y emocionantes de los últimos tiempos”. Parece improbable que se establezca un nuevo récord, pero el duelo está asegurado.

La victoria absoluta en compensado se presenta mucho más abierta, y con la información disponible parece favorecer a los barcos de 50-60 pies de eslora.

Déjanos tus Comentarios