martes, 21 - May - 2019
Inicio / Barcos / El Salón Náutico de Palma sigue creciendo

El Salón Náutico de Palma sigue creciendo

BoatShow Palma 2

El certamen balear encadena dos años de crecimiento en cuanto a participantes y amarres

La 31ª edición del Salón Náutico Internacional de Palma, que celebra mañana su última jornada en el Moll Vell de la capital balear, encadena dos años de aumento en las cifras de empresas participantes y amarres. Este año cuenta con 158 expositores, un 20% más que en la pasada edición, cuando ya logró un aumento del 25% respecto a la convocatoria de 2011. Y el número de amarres, que en esta edición son 158, sigue con porcentajes de crecimiento del 75%.

Pero no son sólo las cifras en alza las que dirigen las miradas hacia un horizonte optimista, en un sector que ha sido duramente golpeado por la crisis. También los empresarios, constructores y comerciantes, ven en el Salón Náutico Internacional de Palma el inicio del fin de la recesión en la náutica española. En palabras de Luis González Canomanuel, de Marina Estrella, “la situación del país está cambiando muy lentamente, y el sector náutico será de los últimos en recuperarse, pero Baleares es una isla en el sector porque es más internacional que nacional, y eso hará que se salga antes de la crisis, y precisamente por eso el Salón Náutico de Palma está al alza, incrementando año a año el número de amarres y expositores, y por eso está llamado a liderar la recuperación económica de la náutica en España”.

BoatShow Palma 3Para esta empresa, el certamen balear desempeña el papel de líder por cinco puntos clave: “Tiene barcos nuevos y novedades; tiene la oferta de los brokers, que es el sector de la náutica más profesionalizado, algo vital porque la náutica sigue siendo un sector amateur; se celebra en el lugar ideal y en el momento clave, en primavera, cuando compra ahora la gente, y está gestionado por un hombre que domina el sector y lo entiende, y en otros salones no hay ningún Chema Sans (director del Salón Náutico de Palma)”.

La satisfacción de Marina Estrella respecto al Salón Náutico Internacional de Palma es paralela a su volumen de facturación. Ha vendido sólo hasta marzo 70 embarcaciones. Todo indica que acabará el año con un aumento en las ventas respecto a 2013, cuando cerró la venta de 132 barcos, un 69% más que en 2012. “Estamos vendiendo más que el año pasado, pero estamos todavía lejos del punto en que deberíamos estar en una situación normal”, advierte González Canomanuel.

El distribuidor mallorquín Jaume Vermell afirma que “el Salón Náutico de Palma confirma una tendencia de cambio y repunte en las ventas”. Según explica Vermell, durante estos días se ha podido constatar un cambio radical en el comportamiento de los visitantes de la feria náutica, que “en años anteriores paseaba y estaba dos horas recorriendo la feria”, mientras que “ahora el público demuestra interés, se acercan y preguntan con coherencia; el siguiente paso es tomar la decisión de comprar”, algo que suele precisar de varios días, aunque “otros expositores ya han cerrado ventas importantes”, añade.

En esta misma línea se manifiesta Manuel Cavaller de Azul Yachts, distribuidor exclusivo de la firma Bénéteau en Baleares, al percibir cómo el cliente nacional empieza “a animarse a comprar. Ha desaparecido la psicosis de hace unos años”. También opina que “el Salón Náutico de Palma puede aspirar a convertirse en un salón de renombre a la altura de Mónaco porque cuenta con las mejores conexiones con Europa, una buena infraestructura hotelera y disfruta de una climatología privilegiada”.

Matthias Eber, representante de Bavaria Spain, cree que la feria de Palma “ha sabido conjugar la embarcación nueva con la usada, y esto es lo que permitirá que reviva la náutica otra vez”.

Si bien, hay empresarios que se muestran escépticos con la recuperación, sobre todo, en el ámbito nacional. Es el caso de Toni Salom de la empresa de servicios de mantenimiento y reparación de barcos Nautipaints, quien considera prematuro hablar de la salida de la recesión, aunque “no en el mercado de los superyates. El lujo no está en crisis”.

Javier Martínez de Motonáutica Balear, distribuidor de la firma Starfisher, señala que “el año ha empezado flojo. Hemos hecho muchos contactos en el Salón Náutico que y ya veremos si acaban convirtiéndose en ventas”.

Andy Leman de la tienda de efectos navales Yacht Center Palma destaca la gran afluencia de público que ha contado el Salón Náutico desde su apertura el pasado miércoles. “Hay ambiente. Es una feria que tiene vida. Está claro que los superyates han atraído a mucha gente, en especial turistas y extranjeros residentes”.

“Estamos muy contentos por la afluencia de visitantes, por la sinergia existente con la regata Gaatra Palmavela y por el apoyo del Govern balear”, asegura Jerome Mainemare, de EMV Nautic Group, distribuidor de la firma Dufour en Baleares.

También coinciden en esta línea María del Amor, de la Escuela del Mar, y Ramón Truyols de la empresa de carpintería náutica Riviera Trade al señalar que “ha habido mucha más gente que en otras ediciones y, sobre todo, público interesado”.

“El Salón Náutico de Palma ha dado este año un salto cualitativo en todos los aspectos: instalaciones, visitantes, novedades presentadas…y además, el tiempo ha acompañado”, concluye Borja Gaminde, que comercializa la firma Lagoon en Baleares.

Déjanos tus Comentarios