viernes, 14 - Dic - 2018
Inicio / Puertos y Marinas / La asamblea del Real Club Náutico de Palma aprueba el proyecto para renovar su concesión

La asamblea del Real Club Náutico de Palma aprueba el proyecto para renovar su concesión

La reforma de la entidad náutica despejará por completo la Plaza de Sant Elm y mejorará los espacios destinados a actividad deportiva y social

La asamblea de socios del Real Club Náutico de Palma (RCNP) ha dado hoy luz verde por unanimidad al proyecto de reforma de sus instalaciones para obtener la ampliación del plazo de su concesión administrativa. La Junta Directiva ha sometido a la consideración de los miembros de la entidad un plan de remodelación que supondrá, en palabras de su presidente, Javier Sanz, una “evidente mejora del edificio social y las zonas destinadas a la actividad deportiva, así como de los servicios que el club ofrece a sus socios y usuarios”.

Tras su aprobación en la asamblea de esta tarde, el proyecto será presentado oficialmente a los medios de comunicación mañana martes, 9 de octubre, a las 12.30 horas, con la presencia confirmada del presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Juan Gual, así como de Javier Sanz y el arquitecto Juan Morro.

El proyecto, obra del despacho MSM Arquitectos, contempla una inversión de 11,8 millones de euros que se destinarán al derribo del edificio de la actual concesión situado en la Plaza de Sant Elm, en la confluencia con el Passeig Guillem Sagrera; a la creación de nuevos espacios en los antiguos inmuebles colindantes al club, los cuales serán derribados y sustituidos por nuevas construcciones de menor altura; a la ampliación de la explanada destinada a la vela ligera y el piragüismo; y a la creación de un parking subterráneo de 100 plazas que contribuirá a descongestionar el tráfico rodado en la calle Contramuelle Mollet, especialmente en los días en que el club acoge competiciones deportivas.

Sanz afirma que las palabras que mejor definen el futuro RCNP son “sostenibilidad e integración”, y destaca que la inversión no incluye ninguna ampliación de amarres. “Hemos presentado un proyecto amable con la ciudad y que al mismo tiempo nos permita mejorar el servicio a los socios y a los deportistas”, ha afirmado el presidente del RCNP, quien ha añadido que la planificación “se ha hecho tomando como base el ordenamiento de la zona previsto por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Palma, y siguiendo criterios de sostenibilidad medioambiental y respeto por el paisaje”.

DEPORTE

La actividad de vela ligera y piragüismo se verán “muy mejoradas” con las nuevas instalaciones. El RCNP dispone actualmente de un espacio de varada insuficiente y, aunque la superficie ampliada de explanada será de menos de 500 metros cuadrados, “facilitará mucho el tránsito en tierra y las salidas al mar de los más de 200 regatistas y palistas que cada semana compiten o entrenan en el club”, señala Manu Fraga, director deportivo de la entidad. Un nuevo hangar de 221 metros cuadrados y un almacén de 120, ambos ubicados en la zona de las rampas de botadura, permitirán ordenar la estiba de las embarcaciones menores de los equipos de competición.

La propuesta de uso de la primera planta de los nuevos edificios también está orientada a mejorar la oferta deportiva. “La ampliación del gimnasio y la creación de nuevos vestuarios y de aulas de formación de las que ahora no disponemos suponen una gran mejora para nuestros equipos. El RCNP tiene un problema evidente de falta de superficie en tierra que nos obliga, por ejemplo, a cubrir la piscina exterior en invierno, para poder poner barcos encima, o a hacer lo mismo con la piscina interior para crear la sala de prensa de la Copa del Rey. Todos estos problemas quedarán resueltos gracias a que parte del esponjamiento de los locales comerciales de la Plaza de Sant Elm se compensará en los nuevos edificios con usos deportivos y sociales”, explica Javier Sanz.

La obra, cuyo comienzo está supeditado a la aprobación del proyecto por parte del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) y a la tramitación de las licencias correspondientes, contempla el derribo de 3.315 metros cuadrados, la construcción de 4.679 metros cuadrados y la reforma de 706 metros cuadrados, correspondientes al edificio ubicado junto al Oratorio de Sant Elm, que será conservado dada su singularidad e integración dentro del conjunto urbanístico de la zona.

Déjanos tus Comentarios
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.