miércoles, 23 - Oct - 2019
Inicio / Competición Crucero / Mini Transat: 55 de 84 en regata

Mini Transat: 55 de 84 en regata

Mini 1

Con tres días de regata, un mes de espera y duras travesías entre medias, la flota inicial de 84 participantes en la Mini Transat 2013 ha mermado considerablemente y ahora son 48 los barcos que navegan, más cinco con intenciones de reincorporarse y dos sin pronunciarse.

Entre los muchos que aguantan, Pedote está demostrando que su posición de líder en la salida anulada de Douarnez no era fruto de la casualidad y, a pesar de que las condiciones no son las idóneas para su Proto de proa redondeada, mantiene a raya a sus perseguidores. La cabeza de la flota ya navega por latitudes africanas, con vientos más amables que rondan los 20 nudos. A menos de 50 millas viene Boidevezi, y en otras 50 se abre un abanico de siete barcos, entre ellos Bruno García, que parecen esperar como buitres a poder caer sobre su presa.

Menos cómodo está Belloir, quien sigue liderando los Serie pero continuamente acosado. A menos de diez millas tiene a Koster y Mettraux esperando a que cometa el más mínimo error.

131116 Mini Transat 3Castiguito a castiguito

La flota Mini ha sido castigada de todas las formas posibles. Primero fueron quince días de espera en Douarnez, aprovechados para ultimar detalles pero que, sin duda, entre parte y parte, incrementaron la tensión y empezaron a roer la entereza de estos solitarios.

Cuando por fin estaban en regata, el golfo de Vizcaya los escupió a las costas españolas donde buscaron refugio, la mayoría en Gijón, para volver a poner el contador a cero.

Pero para muchos, casi todos, había que llegar a Sada. Y las malas condiciones se mantenían. Por el camino quedó el barco de Katrina Ham hundido en Ribadeo.

Con todo eso en el cuerpo y una larga y única etapa hasta Guadalupe por delante al anularse la entrada obligatoria en Lanzarote, se aprovechó hasta el último minuto para poner todo a punto, cambiar la logística, y reponer las pocas fuerzas que se pudieron.

84 en Douarnez, 63 en Sada

Con todo y con eso, eran 74 los barcos anunciados en la salida desde Sada. 11 no lo hicieron, pero 63 “atrevidos” solitarios, con barcos de 6.50 m y pronósticos nada apacibles, se lanzaron a la aventura.

Aventura que les recibió con máscara de brisa en la ría de Sada para cortar la línea y que fue descubriendo su velo a medida que transcurrían las millas. Eolo sopla, sin pasarse, para que nadie diga que es excesivo, pero aliado con Neptuno para aderezar la situación con olas cruzadas y conformar un escenario desapacible y castigador en el que hacer bailar a estos osados y sus cascarones.

Y ellos erre que erre, Atlántico abajo en un largo pulso con los alisios y las olas; aguantan como jabatos hasta que el barco dice basta.

La Transat del “pit-stop”

Debe ser la palabra más utilizada en esta regata. La parada técnica es la lista cotidiana de barcos que entran o salen con timones, quillas, palos, cascos, velas, crucetas y todo lo rompible, en estado quejumbroso y de revisión. Todo menos sus skippers, estoicos.

Tengo una lista, en la que a lo mejor me falta alguno… voy a contar. Más de una docena… y entre ellos Joel Miró, Pilar Pasanau y Carlos Lizancos.

Lo malo es cuando el pit-stop se convierte en parada y fonda, por imposibilidad de reparación o por desfonde del bolsillo o el ánimo del patrón. Ahí han quedado, repartidos por los puertos gallegos y portugueses, Picault, Pautremat, Joel Miró y Bossyns… 4… ya estamos en 59.

Tenemos a otros 5 con ganas de reincorporarse, esperando poder salir de puerto, y a 2 sin pronunciarse, precisamente los españoles Pilar Pasanau y Carlos Lizancos.

131116 Mini Transat 4Cuando no hay remedio

Desgraciadamente hay otras situaciones en las que el material no tiene remedio, en las que conocer el buen estado del patrón es lo que cuenta, aunque ellos se fijan, mezclando razón y locura, en salvar su nido de ilusiones y empeños.

La primera noche cayó el palo de Lipinski y fue rescatado por un carguero con ruta hacia Gibraltar.

El segundo día cayó el palo de Le Cleach, quien con aparejo de fortuna ha alcanzado las costas de Cascais por sus propios medios.

Y el tercero despertó con los problemas en la quilla de Gahinet que fue rescatado por un pesquero, y continuó con una vía de agua en la proa del barco de Avril al chocar con un tronco y a quien ha socorrió un barco de apoyo.

Son 4… nos quedan 55.

Tomando como buenos los 63 que salieron de Sada, las primeras 400 millas han acabado con un 13% de la flota. Menos mal que lo peor queda por popa en San Vicente, porque desde ahí tienen aún unas 3.250 millas por delante¡¡

 

Déjanos tus Comentarios