viernes, 22 - Nov - 2019
Inicio / Competición Crucero / Mini Transat: las últimas millas de Guillermo Cañardo y Fidel Turienzo

Mini Transat: las últimas millas de Guillermo Cañardo y Fidel Turienzo

Mini Transat

Sólo quedan cuatro barcos de la Mini Transat por llegar a Lanzarote, dos prototipos y dos series; dos españoles, un italiano y un francés

Después de la llegada de la australiana Katrina Ham ayer por la noche a Lanzarote, son solo cuatro los barcos que todavía no han cruzado la línea de llegada de la primera etapa de la Mini Transat Islas de Guadalupe. Todos los minis que quedan por llegar han tenido algún problema a bordo que les ha obligado a realizar paradas en la costa portuguesa o en La Coruña. Además, todos ellos han sufrido unas condiciones meteorológicas diferentes a las del resto de la flota, con vientos muy flojos los últimos días.

A pesar de ello, Guillermo Cañardo (Peor Para el Sol) ha podido disfrutar de una noche muy provechosa en la que ha navegado por encima de los 6 nudos de velocidad, situándose a unas 60 millas de la línea de llegada. Lo que le deja aún algo de margen para cruzar dentro del tiempo establecido antes del cierre de la línea (para los series, el cierre será el sábado a las 06:01h). Guillermo tuvo que hacer escala en Leixoes (cerca de Porto) para solucionar unos problemas con la driza, el espí y el piloto automático cuya reparación en alta mar era imposible. Tras 20 horas de parada técnica, Guillermo retomó la regata rumbo a Lanzarote, luchando durante varios días con unas condiciones poco favorables de escaso viento.

Por su parte, Fidel Turienzo (Satanás) se encuentra actualmente a 68 millas de Lanzarote, no muy lejos de Guillermo. La llegada de ambos está prevista a partir de esta noche o incluso en la madrugada del sábado. Fidel se mantuvo entre los 10 primeros hasta el 23 de septiembre cuando desvió el rumbo hacia la costa portuguesa, donde entró a puerto y una vez en Sesimbra (Portugal) comunicó a la Dirección de Regata que había roto el mástil. Fidel decidió no abandonar y realizar la reparación para volver a la regata e intentar llegar a Lanzarote. Antes del tiempo reglamentario de 72 horas, Fidel consiguió reparar el mástil y partir rumbo a Lanzarote. En tierra, todos están al corriente de sus hazañas y esperan con impaciencia la llegada del penúltimo prototipo de la flota.

Déjanos tus Comentarios