miércoles, 19 - Dic - 2018
Inicio / Competición Crucero / Peyron completa el cuento de hadas a bordo de Happy

Peyron completa el cuento de hadas a bordo de Happy

La leyenda francesa de la vela Loïck Peyron ha terminado hoy la regata transatlántica en solitario de 3.542 millas náuticas Route du Rhum-Destination Guadeloupe desde Saint Malo en Bretaña hasta Pointe-à-Pitre en Guadalupe

En una perfecta y soleada tarde de domingo en Pointe-à-Pitre, el héroe francés de la vela Loïck Peyron completaba su personal homenaje a los pioneros de las regatas transatlánticas Mike Birch y Eric Tabarly, llevando a su pequeño trimarán amarillo, Happy, a cruzar la línea de meta de Route du Rhum-Destination Guadalupe.

Cuarenta años después de que canadiense Birch comenzara la leyenda de la Route du Rhum ganado la regata inaugural por solo 98 segundos en el trimarán amarillo de 12 metros, Olympus, Peyron ha navegado a bordo de la hermana de Olympus de 37 años, Happy, llevándola hasta la línea de meta en medio de una enorme ovación.

“Es el momento perfecto, llegar un domingo por la tarde justo después de misa. Estaba predestinado. ¿Qué más se puede pedir?”, comentaba Peyron, de 58 años, quien quedaba en cuarto lugar en la clase Multi Rhum al final de una de las transatlánticas más brutales de los últimos años.

Su tiempo para completar el recorrido de 3,542 millas náuticas ha sido de 21 días, tres horas y 57 minutos, lo que está bien comparado con los 23 días de Birch en 1978, pese a que Peyron se ha apresurado a señalar que su tiempo no es un récord.

“No olvidéis que ahora está en venta”, dijo Peyron a la multitud que se alineaba en los pantalanes y los espigones del village de llegada Memorial ACTe de Pointe-à-Pitre.

“Ha sido largo y un poco más difícil de lo que esperaba. Me alegro de que haya terminado. Ese es el problema con las embarcaciones pequeñas: hay que cruzar muchos sistemas meteorológicos. Creo que he cruzado cinco o seis sistemas de bajas presiones. Pero está bien, eso queda para la memoria. La cosa es que estas pequeñas embarcaciones son maravillosas pero realmente saltarinas todo el tiempo, incómodas cuando estás compitiendo con un mástil de aleación y velas de dacron”.

Sus logros en vela son comparables con los más grandes del deporte. Cuatro victorias en la regata transatlántica en solitario, incluyendo un récord en la Route du Rhum-Destination Guadeloupe 2014 a bordo del maxi trimarán Banque Populaire; cuatro vueltas al mundo; dos segundos puestos en la Vendée Globe; un Trofeo Jules Verne de vuelta al mundo con tripulación; una victoria a dos en la Barcelona World Race y tres desafíos consecutivos en la Copa América.

Tras 51 cruces del Atlántico desde su primera Mini Transat en 1979, Peyron ha buscado volver a la simplicidad y la pureza de la navegación como fundadoras del arte de las regatas en solitario, de hombres como Tabarly y Birch. Peyron recuerda haber atracado junto al barco de Birch cuando tenía 22 años en Pointe-à-Pitre, después de su primera Route du Rhum. Todavía llama a Birch su “Maestro Jedi”.

“Durante los últimos cuatro años he tratado de rendir homenaje a tipos como Mike Birch y Tabarly, los pioneros: Tabarly en OSTAR y Mike Birch aquí en Rhum. Así que siento que eso es lo que he hecho”, señalaba un sonriente Peyron. “Lo bueno es que sé que no hay tantas personas que puedan hacer esto y comenzar esta regata como vencedores de la última edición”.

El enfoque de vuelta a lo básico de Peyron significaba que no habría ayuda electrónica moderna en Happy, ningún software de enrutamiento, ningún GPS, navegación por sextante y uso de velas tradicionales de dacron sin enrollador, y además, prácticanente no tendría comunicación con el mundo exterior.

Las brutales condiciones de viento y mar en el Golfo de Vizcaya durante los primeros días hicieron que Peyron optara por utilizar la moderna tecnología 4G para descargar dos juegos de archivos meteorológicos para garantizar su seguridad. Aun así, pasó aproximadamente 40 horas refugiándose a lo largo de la costa norte de España, tratando de evitar lo peor del clima que azotó a la flota. “Salí demasiado pronto, hacía súper mal tiempo. “Había unos buenos 50 nudos y mucho mar porque Finisterre no es el lugar adecuado para estar”, recordó Peyron.

Admite haber presionado mucho al pequeño trimarán en los últimos días, tratando de separarse de sus compañeros casi idénticos, Friends & Lovers, navegado por el empresario francés de 36 años Jean-François Corre y tratando de atrapar a Jean-Pierre Balmes en Solveo Energie Nouvelle. Pasó a Balmes la pasada noche situándose en el cuarto lugar, y Friends & Lovers estaba a unas 25 millas de distancia cuando Peyron terminó.

El diminuto francés está convencido de que esta ha sido su última Route du Rhum. “Terminé. He hecho ocho y es suficiente”, ha asegurado. “El próximo desafío es uno real en La Solitaire con el nuevo Figaro Beneteau 3; he empezado con cada uno de los modelos y espero con ansia el nuevo 3. “

Déjanos tus Comentarios
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.