jueves, 06 - Ago - 2020
Inicio / Competición Crucero / Rolex Farr 40 Worlds: victoria para Plenty

Rolex Farr 40 Worlds: victoria para Plenty

Rolex Farr 40 World Championship

El equipo estadounidense ha sido el mejor a lo largo de las cuatro jornadas del Rolex Farr 40 Worlds, celebrado en aguas de Sídney, aunque ha tenido que esperar a la última de las 11 mangas disputadas para confirmar su segunda corona mundial.

Cuatro intensas jornadas de competición y 11 mangas han sido necesarias para desvelar la identidad del campeón del mundo 2016 de clase Farr 40. La 19ª edición del Rolex Farr 40 Worlds reafirmó las bondades que mantienen vivo a un monotipo que compite como clase desde 1997 en un mundo cada vez más segmentado, superando temporada tras temporada la aparición de diseños más modernos y rápidos. De acuerdo con su fiel comunidad de competidores, la clave de esta longevidad está en una estricta regla de clase que permite al armador amateur patronear su barco junto a una tripulación que incluye hasta cuatro profesionales de máximo nivel; algo así como jugar un mundial de fútbol pudiendo contar en tu equipo con algún «bota de oro».

En el caso del equipo ganador de la edición 2016, el Plenty de Alex Roepers, ese «bota de oro» fue Terry Hutchinson, táctico estadounidense con experiencia en varias de las mejores competiciones del planeta, como la America’s Cup o las 52 Super Series.

De regreso al Royal Sydney Yacht Squadron, Alex Ropers se mostraba exultante: «Es un sueño hecho realidad. El año pasado luchamos duro pero no bastó –finalizaron subcampeones, a un punto del ganador Groovederci–. Este año volvimos a darlo todo con mucha consistencia. Me gustaría felicitar a nuestros rivales, especialmente al Transfusion. Han sido cuatro días a tope».

Emoción hasta el final

Tres equipos llegaban a la jornada final separados por cuatro puntos al frente de la provisional: Plenty, el australiano Transfusion y el estadounidense Flash Gordon. Con dos pruebas por disputar en una igualada flota de 12 barcos, la victoria correspondería al equipo que mejor supiera gestionar la presión.

En la primera manga del día, el Flash Gordon del afamado arquitecto Helmut Jahn y su hijo Evan –con la táctica del campeón de America’s Cup Ed Baird– cometía un fuera de línea que lo descartaba para la lucha por un título que ya alzó en 2012. Una buena salida resulta vital en una regata de Farr 40, y un pequeño fallo puede desembocar en catástrofe; el Flash Gordon firmó un décimo, su peor resultado de un campeonato en el que firmó dos victorias parciales. En el otro extremo de la flota, el Transfusion coliderado por el armador Guido Belgiorno-Nettis y el táctico John Kostecki protagonizaba una salida perfecta, manteniendo la concentración hasta cruzar la meta en primera posición para colocarse a sólo dos puntos del líder Plenty, tercero en esa prueba.

Todo iba a decidirse en la manga final. Plenty la afrontaba en cabeza, pero Hutchinson recordaba el final del mundial de 2015, cuando «llegamos liderando por un punto, pero terminamos perdiendo. Esta vez necesitábamos controlar la situación. Quisimos salir a sotavento de Transfusion, y Alex y Skip Baxter (trimmer de mayor) consiguieron meter la proa en cabeza, aunque idealmente hubiera preferido media eslora más». De hecho, aunque salió por delante, Plenty pareció incapaz de igualar la velocidad de su rival. En su afán por mantener el ritmo de Transfusion, el barco de Roepers sufría una penalización que lo descolgaba del liderato, iniciando una carrera contrarreloj por recuperar posiciones, consciente de que su margen de error se había desvanecido.

Tras tirar de concentración y buen hacer, Plenty lograba una trabajada segunda posición, sólo por detrás del alemán Struntje Light de Wolfgang Schaefer y el táctico Ed Baird. El barco estadounidense se proclamaba campeón del mundo 2016 con cuatro puntos de ventaja sobre el Transfusion, cuarto en este duelo final.

Premio a la regularidad

El campeonato se completaba con 11 mangas y reparto de victorias parciales entre cinco barcos. El título premió una vez más la regularidad: El Plenty completaba la serie con dos primeros, los mismos que el Transfusion y el Struntje Light, pero más importante resultaría la habilidad del equipo campeón por mantenerse manga tras manga en los puestos de cabeza, con un séptimo como peor parcial de la semana. Hutchinson resumía el rendimiento de su equipo durante los cuatro días de competición: «El lunes fue nuestra velocidad de popa; el martes nuestra habilidad para recuperar tras una maña salida; el jueves peleamos por recuperar desde la octava posición en el primera paso por boya hasta firmar un tercero. De hecho, creo que es ahí donde ganamos la regata».

Otro protagonista del Rolex Farr 40 Worlds 2016 fue la sede, que repetía tras acoger el mundial en 2005 y 2011. Sídney ofreció espléndidas condiciones para la competición, presentando una variada combinación entre tres áreas de regatas y cuatro configuraciones diferentes. El primer día brindó un espectáculo de viento y olas; el segundo, frente a la emblemática Ópera de Sídney y el Harbour Bridge, destacó por los roles y el tráfico; el tercero, por brisas suaves y oleaje; el último, por una sólida brisa y mar picada. Todo un abanico de condiciones que pusieron a prueba la habilidad de las tripulaciones, sacaron lo mejor de los Farr 40, y resultaron determinantes para elegir al mejor equipo de 2016.

Déjanos tus Comentarios