sábado, 20 - Jul - 2019
Inicio / Competición Crucero / Spirit of Hungary cierra la Barcelona World Race 2014-2015 con una emotiva llegada nocturna

Spirit of Hungary cierra la Barcelona World Race 2014-2015 con una emotiva llegada nocturna

Spirit of Hungary Barcelona World Race IMOCA 60

Foto: Mireia Perelló / Barcelona World Race

Nandor Fa y Conrad Colman han cruzado la línea de llegada a las 00:59h, completando la Barcelona World Race en 110 días, 10 horas, 59 minutos y 40 segundos

Nandor Fa (HUN) y Conrad Colman (NZL), a bordo del Spirit of Hungary, han terminado la Barcelona World Race en séptima posición y han dado por concluida la tercera edición de la vuelta al mundo a dos. Fa y Colman han cruzado la línea de llegada hoy, martes 21 de abril, a las 00:59h y 40 segundos, hora local.

El Spirit of Hungary ha cubierto las 23.321 millas (43.191,9 kilómetros) del recorrido teórico en 110 días, 10 horas, 59 minutos y 40 segundos. La distancia real que han recorrido Fa y Colman ha sido de 27.575,28 millas, a una media de 10,40 nudos (16,73 km/h).

Fa y Colman han llegado a Barcelona 26 días, 5 horas, 9 minutos y 15 segundos después del barco vencedor, el Cheminées Poujoulat de Bernard Stamm (Suiza) y Jean Le Cam (Francia), que llegó el 25 de marzo, a las 18:50h y 25 segundos, hora local.

Han sentido la llegada a Barcelona como una victoria. Para el patrón europeo, la regata del Spirit of Hungary se resume en “muchos problemas, muchas averías, altas presiones, ceñidas, cosas impredecibles”. Pero los han superado todos, uno tras otro: “Hemos tenido que pelear mucho, lo hemos manejado todo muy bien como equipo, junto a este joven”. El joven, por su parte, al ser preguntado sobre qué había sido lo mejor de terminar la regata, ha respondido: “Terminarla, claro. Zarpamos a navegar una gran aventura, y terminamos lo que empezamos”.

Quizá el tiempo no es el que yo deseaba, 100 días. El tiempo que hemos hecho, 110 días, no demuestra lo mucho que hemos mejorado con este barco –ha añadido la leyenda húngara-. Quizá fue un poco osado tomar la salida sin haber tenido casi tiempo de preparación. Pagamos el precio, pero finalmente vencimos todos estos problemas y nuestro más profundo deseo se ha hecho realidad esta noche. Incluso la jornada de hoy ha sido difícil. Hemos empezado a celebrar la llegada por la tarde, pero luego el viento se ha parado, y nos hemos sentido muy mal. Conrad se ha perdido dentro de sí mismo, y yo también estaba fatal. Más tarde hemos empezado a navegar de nuevo, y luego cuando hemos visto los primeros barcos que se acercaban ha sido fantástico. Uff, qué sentimiento de alivio”.

El recibimiento en el pantalán ha sido de los más cálidos que se recuerdan, pese al frescor de la noche. El director de Relaciones Institucionales del área de Iguadad, Calidad de Vida y Deportes del Ajuntament de Barcelona, Xavier Amador, y el presidente de la clase IMOCA, Jean Kerhoas, han entregado las coronas de olivo y las representaciones de la bola del mundo a Fa y Colman, que las han recibido con orgullo. Seguidamente su emoción se ha disparado al ver a los ganadores de la regata, Bernard Stamm y Jean Le Cam, skippers del Cheminées Poujoulat, que han ido a recibirles al pantalán, al igual que Aleix Gelabert y Didac Costa, del One Planet, One Ocean & Pharmaton, cuarto clasificado. El abrazo y reconocimiento entre los skippers ha sido el momento álgido ante s de la rueda de prensa.?

Con esta llegada, la tercera edición de la Barcelona World Race llega a su fin. De los ocho barcos participantes sólo se tuvo que retirar el Hugo Boss de Alex Thomson y Pepe Ribes, cuando rompió el mástil en los primeros compases del Atlántico Sur. Con ocho barcos inscritos y siete finalizando la regata, ésta ha sido la edición con el menor índice de retirados en la historia de la Barcelona World Race.

Espíritu de superación

Desde el primer momento las dificultades y los contratiempos se han sucedido a bordo del Spirit of Hungary, pero Fa y Colman siempre los han superado con esfuerzo y tesón. La regata se inició para ellos con una configuración equivocada de velas tras la salida de Barcelona, lo que les llevó a perder comba del resto de la flota y quedar atrapados en el Mediterráneo durante seis días. Y a partir de allí, las condiciones meteorológicas han sido, durante casi todo el recorrido, las menos favorables para ellos. En más de una ocasión Fa y Colman han asegurado sentirse navegando en una regata diferente, meteorológicamente hablando, a la del resto de la flota. Aún así, lograron sacarle el mayor rendimiento a su nuevo IMOCA 60, un barco prácticamente en desarrollo, recorriendo 417 millas en 24 horas en su entrada en el océano Índico.

Nandor Fa sufrió un fuerte golpe subido al palo en mitad del Gran Sur. El resultado: Colman tuvo que coserle la herida; cuatro puntos. Y el neozelandés, en un pantocazo, perdió el apoyo y cayó dislocándose el hombro izquierdo en plena remontada del océano Atlántico.

Entre medias, el Spirit of Hungary tuvo que realizar una parada técnica, de 36 horas, en Bluff (Nueva Zelanda) para arreglar, entre otros, problemas con la vela mayor, que estaba atascada y les impedía tomar o quitar rizos. De camino a Nueva Zelanda descubrieron una avería en los tornillos de sujeción de la quilla, problema que se ha reproducido en el Atlántico, por lo que han navegado en modo conservador durante los últimos compases de la vuelta al mundo. Con todo, el espíritu a bordo siempre ha sido alto y la intención clara: terminar la regata.

El mismo reto

Los dos skippers aspiran a poder estar en la línea de salida de la Vendée Globe, la vuelta al mundo en solitario.

El barco está bien –ha indicado el navegante húngaro-, pero esta regata era muy importante para mí para estudiarme a mí mismo. Hace 25 años que hice mi última vuelta al mundo, así que tenía que volver a probarme, no sabía si podía hacer este tipo de navegación, que no es la misma que en mis tiempos. La navegación ahora es más exigente, los barcos son diferentes, el espíritu es más alto. Tenía muchas cosas por aprender. Y sí, estoy bien, me siento lo suficientemente fuerte”.

También el skipper neozelandés se ha mostrado satisfecho con lo aprendido: “He perseguido este sueño durante mucho tiem po, y aquí he aprendido a empujar pero también a cuidar del equipo, he aprendido a aprender de otra persona, a vivir con otra persona. Ahora tengo dos vueltas al mundo y varias trasatlánticas. Creo que estoy en buena posición para tener un proyecto propio. Soy paciente y sé cómo convencer a los patrocinadores. Me encantaría poder estar en la salida de la Vendée con Nandor, cada uno con su barco”.

La entrega de premios de la Barcelona World Race se celebra este martes, 21 de abril, en el Museu Marítim de Barcelona.

Déjanos tus Comentarios