lunes, 27 - May - 2019
Inicio / Competición Crucero / Vendée Globe 2016-17: a toda vela por el Atlántico Sur

Vendée Globe 2016-17: a toda vela por el Atlántico Sur

Finistère Mer Vent Vendée Globe 2016-17

Superado el Ecuador, Thomson lidera la flota de la Vendée Globe 2016-17 en un descenso por el Atlántico Sur que prevé rápido, tanto como para superar el récord hasta el Cabo de Buena Esperanza

Alex Thomson (Hugo Boss) continúa abriendo camino hacia el Sur, costeando Brasil y negociando el anticiclón de Santa Helena a unos 18,8 nudos de velocidad y a casi 48 millas del segundo clasificado, ahora Sébastien Josse (Edmond de Rotschild), que ha optado por situarse al este de la flota de la Vendée Globe 2016-17. Vincent Riou (PRB) se ha distanciado un poco de su rival eterno, Armel Le’Cleach (Banque Populaire VIII), que le aventaja en unas 20 millas y ocupa la tercera plaza.

Si ayer la cabecera estaba conformada por siete barcos, hoy por la mañana la división entre ellos empieza a ser patente

El quinto, Paul Meilhat (SMA) se ha alejado hasta las 105,9 millas de Thomson y lidera un trío que completan Morgan Lagravière (Safran) y Jérémie Beyrou (Maitre CoQ). Habrá que estar pendientes de éste último, puesto que ha ralentizado el ritmo debido a que ha pasado algún apuro intentando solucionar unos problemas técnicos con sus pilotos automáticos.

También se ha ampliado la distancia entre éstos y el resto de la flota, de entre la que ya son cuatro embarcaciones más las que han conseguido superar el Ecuador, en concreto el Quéginer – Léucemie Espoir de Yann Eliès (301 millas del Hugo Boss), el Finistère Mer Vent de Jean Le Cam, St. Michel Virbac de Jean-Pierre Dick y Le Souffle du Nord pour le Projet Imagine de Thomas Ruyant.

Más a popa son muchos los que se han quedado atrapados en unos Doldrums bastante activos que les están echando largos períodos de calma seguidos de rachas de 30 nudos con chubascos y lluvias torrenciales. Al frente de la flota, sin embargo, las condiciones son mucho más halagüeñas. La combinación de una nueva borrasca que se está formando entre Rio de Janeiro e Itajaí (Brasil) y una segunda que ayudará a mantener la posición del anticiclón de Santa Helena lejos al Sur y Este, es una posibilidad que seduce a los patrones. Esto debería crear condiciones de reaching y buen viento durante toda la travesía hacia el Sureste con la puerta cerrándose, probablemente, detrás de los 10 primeros barcos.

Se espera un descenso rápido y se abre la veda a batir el récord hasta el Cabo de Buena Esperanza, hasta ahora en manos de Le’Cleach y establecido en 22 días y 23 horas

A medio plazo, sin embargo, esto puede obligarlos a adentrarse en el sur hasta tal punto de que pueda llegar a ser arriesgado. De hecho, la zona de hielos se sitúa muy al norte y la separación de una placa importante del Polo Sur ha liberado algunos growlers.

El tercer clasificado, Vincent Riou, comentaba ayer por tarde: “Esperaba este nivel, de lo contrario no estaría compitiendo aquí. Las condiciones son difíciles para mí ahora. En el Hemisferio Norte tuvimos velocidades más altas. Sabemos que los foils funcionan. El viento será de popa durante los próximos días. Tengo suerte de que el viento no parece que vaya a subir mucho, así la diferencia no va a ser tan grande, pero existe. Queda mucho por delante. Estamos esperando a ver qué nos encontramos en el Atlántico Sur para saber si necesito apretar el acelerador. Parece que será rápido pero los diferentes modelos de ‘meteo’ no se ponen de acuerdo: hay dos caminos para ir hacia Cabo de Buena Esperanza. Pero está claro que será rápido”.

Dídac Costa, entre Canarias y Cabo Verde

El patrón catalán Dídac Costa hablaba ayer con el equipo de prensa de la organización y confirmaba que los Doldrums no le habían dejado mucho tiempo para tranquilizarse durante el último día y medio: “He tenido bastantes chubascos y un viento bastante inestable. Estoy esperando que pasen un poco para que se estabilice el viento porque he estado bastantes horas parado y luego he arrancado con mucho viento, con rachas de 25-30 nudos, así que es un poco incómodo de gestionar”.

Parece que poco a poco esta situación tendría que ir pasando pero, como él mismo ha apuntado, “tampoco está muy clara la ‘meteo’ para los próximos días”.

En cuanto la vida a bordo, tras 11 días de regata y a pesar de la inestabilidad del tiempo, parece que Costa ha entrado en la dinámica: “Estoy más tranquilo que los primeros días y muy pendiente del barco. Excepto este último día y medio que he estado sin parar por los chubascos ya voy cogiendo el ritmo y acostumbrándome. Estoy durmiendo bien y comiendo bien también”.

Coville amplía su ventaja

Todavía más al frente y con el Índico ya en el punto de mira, Thomas Coville (Sodebo) sigue ganando millas al récord de la vuelta al mundo en multicascos. Ya dispone de una importante renta de 1.108 millas y continúa avanzando a buen ritmo.

**********************************

Más noticias…

Déjanos tus Comentarios