viernes, 10 - Jul - 2020
Inicio / Competición Crucero / VIDEO / XII Copa del Rey Panerai: Moonbeam IV se apunta el primer asalto

VIDEO / XII Copa del Rey Panerai: Moonbeam IV se apunta el primer asalto

Marigan, Rowdy, Ecounter y Calima completaron el cuadro de honor provisional de la XII Copa del Rey Panerai

La XII Copa del Rey Panerai de barcos de época largó ayer amarras para ofrecer un gran espectáculo náutico en aguas de Mahón a pesar de que el viento del SE (Xaloc) se mostró roñoso a lo largo de toda la jornada. La salida de la prueba inaugural se demoró hasta las 13.30 horas y el Comité eligió los recorridos 5 y 6 de la Instrucciones de Regatas, los que mejor se adaptaban a las condiciones meteorológicas.

Las categorías de Época (barcos botados no más tarde de 1950) y Clásicos (de 1950 a 1975) hicieron una travesía de 15,1 millas náuticas entre la bocana del puerto natural de Mahón y la Isla del Aire, mientras que los veleros de las clases “big boat” (más de 25 metros) y Espíritu de Tradición completaron un recorrido algo mayor, de 23 millas, dejando también la Isla del Aire por babor y teniendo que doblar Punta Prima hasta la altura de localidad de Binibeca. Los primeros barcos cruzaron la línea de llegada, situada frente al Club Marítimo de Mahón, a partir de las 16.30 horas.

Big Boats

Michael Creach, capitán del “big boat” maltés Moonbeam IV (1914) reconocía ayer que cada encuentro con su hermano menor Moonbeam III (1903), patroneado por Erwan Noblet y que navega con pabellón de Francia, supone un “nuevo desafío”. Ambas embarcaciones pertenecieron en su origen al mismo propietario, Charles Plumtre Jonhson, y desde que fueron recuperados para la competición mantienen una “encarnizada pero sana rivalidad”.

Ayer tuvo mejor día el Moonbeam IV, en cuya historia también destaca haber sido el barco del Príncipe Raniero de Mónaco. La tripulación de Creach gestionó mejor las ventolinas del campo de regatas mahonés y obtuvo una ventaja de 13 minutos en tiempo compensado sobre su histórico adversario, que fue tercer. El irlandés Halloween (1926), de Michael C otter, hizo una buena regata y, de hecho, habría ganado si el Moonbeam IV no contara con una bonificación del 2% sobre el tiempo invertido por no contar con velas para vientos portantes. La llegada del ganador en el puerto de Mahón se produjo a las 19.26 horas, tras cinco horas de regata.

Época cangreja

El alemán Tim Liesenhoff y su joven tripulación del Marigan (1898) hicieron valer su dominio de la maniobra y la buena defensa que hacen de su rating para ponerse al frente de la flota de Época Cangreja, en la que compiten las unidades más antiguas y con más solera de la XII Copa del Rey Panerai. El cutter aúrico del Real Club Náutico de Palma cedió 19 minutos a la goleta Kelpie of Falmouth (1928), que se tradujeron en 6 minutos y 39 segundos de ventaja una vez aplicada la compensación de tiempos. El Ilex (1899), de Germán Ruiz, aprovechó la descalificación por fuera de línea (OCS) del Chinook (1916), ganador absoluto de la Copa del Rey Panerai del año pasado, para saborear temporalmente el tercer escalón del podio. El equipo de Jonathan Greenwood, que también es líder del circuito Panerai Classic Yacht Challenge, partía como gran favorito para revalid ar el título en su categoría, pero no se puede permitir el lujo de cometer ningún fallo más en las dos regatas que restan. En el momento de escribir esta crónica estaba pendiente de resolución una protesta del Chinook.

Época Marconi

El británico Rowdy (1916), de Howard Dyer, protagonizó la regata en la clase Época Marconi, donde mostró un superioridad aplastante sobre sus más directos rivales. Invirtió 2 horas y 49 minutos en recorrer las 16 millas y obtuvo una ventaja de 5 minutos y 39 segundos en tiempo compensado sobre el segundo clasificado, su compatriota Leonore, patroneado por Brad Swain. El español Enterprise, de Albert Kusak, con 13 minutos de desventaja, ocupa la tercera plaza provisional.

El Rowdy es uno de los últimos cuatro supervivientes de una flota monotipos construidos entre 1916 y 1926 por un grupo de armadores del New York Yacht Club. Fue el barco más madrugador a la hora de inscribirse en la XII Copa del Rey Panerai y, por lo visto ayer, está decidido a llevarse la victoria en su grupo.

Clásicos

En la categoría de Clásicos, el monegasco Ecounter, un diseño de German Frers de 1975 patroneado por Bart Weduwer, se situó como líder provisional por delante del español Argos (1964), de Pedro Ramos, al que aventajó en algo más de tres minutos tras la corrección de tiempos. El Yanira (1954), de Andres de León, el barco más antiguo de los 19 que compiten en este grupo, fue tercero, a 15 minutos en compensado de la cabeza.

El Corsaro II (1960), de la Marina Militar Italiana, comandado por Simone Giusti, y que partía entre los favoritos tras adjudicarse la última edición de la Illes Balears Clàssics celebrada hace dos semanas en el Club de Mar de Palma, quedó fuera de los puestos podio, en cuarta posición, pero a poca distancia del Yanira. Luca Bassani, tripulante del Corsaro, admitió que Ecounter navegó “a un gran nivel” y supo aprovechar que las condiciones meteorológicas le fueron favorables. “Estamos contentos con nuestra actuación de hoy y no renunciamos a quedar entre los tres primeros”, aseguró.

Espíritu de tradición

El Calima (1970), de Javier Pujol, navega viento en popa hacia su décima victoria en la Copa del Rey Panerai, un récord sin precedentes en la historia de las regatas nacionales. Hoy volvió a ser el más rápido de la clase Espíritu de Tradición. Invirtió 23 minutos más que el segundo clasificado, el Savanna (1997), una magnífica réplica inspirada en los legendarios Clase J, para completar las 23,4 millas de su recorrido, pero su rating le dio una ventaja de casi 57 minutos. El Calima es un diseño de Sparkman & Stephens construido en los astilleros Carabela que en 2001 conquistó la Fasnet Race en su clase.

La Copa del Rey Panerai se reanudará mañana, en que todas las clases volverán a realizar una manga costera. La previsión meteorológica anuncia ventolinas del Este.

Déjanos tus Comentarios