miércoles, 19 - Dic - 2018
Inicio / Competición Crucero / La flota Volvo al asalto del Estrecho de Gibraltar

La flota Volvo al asalto del Estrecho de Gibraltar

© Maria Muiña

Las primeras 24 horas de la Volvo Ocean Race están tocando a su fin con la flota peleando el mar de Alborán y buscando la mejor posición para cruzar el Estrecho de Gibraltar.

Las posiciones bailan y los siente participantes navegan agrupados, con una diferencia máxima de 10 millas, cuando el viento de levante los empuja hacia Punta Europa con velocidades que oscilan entre los 11 y los 18 nudos.

Entre Alicante y Lisboa, primera etapa de la aventura, 1.450 millas para amarinarse antes de encarar la bajada del Atlántico hasta Ciudad del Cabo.

Un corto sprint para salir del Mediterráneo y dejar que el Levante barra el patio de los recuerdos dejando nítidos esa sonrisa al cerrar la bolsa, esa frase de ánimo, ese beso de despedida, el calor de los aficionados. Por delante la ilusión, la pasión, las ganas de cerrar con éxito cada etapa.

© Maria Muiña

Una calurosa despedida

Alicante Puerto de Salida fue intenso. Casi dos semanas de ir y venir, de últimos preparativos, de actividades, de ruedas de prensa, de flashes y apretones de mano.

El village de la regata fue un continuo paseíllo de regatistas y aficionados, llegando a las 40.000 entradas ayer domingo. Vela latina, actividades infantiles, el Museo de la Volvo Ocean Race, la lucha contra la contaminación de los océanos, exposición de vehículos Volvo o tiendas de las que salir con la camiseta de tu equipo favorito, por lo menos. Pero se echó a faltar una pincelada más intensa del carácter deportivo del evento, más color de regata.

El público abarrotó literalmente el muelle de las bases enmarcando un pasillo por el que las tripulaciones se dirigieron a las embarcaciones. Y una vez que hubieron largado amarras, un enjambre de embarcaciones procesionó por la bocana para acompañar la salida de la flota y el recorrido entre boyas montado frente a las costas alicantinas.

Las cifras bailan, pero más de 500 barcos ya provocan un hervidero digno de una salida de vuelta al mundo. Una retaguardia de la línea de salida en la que hay que aplaudir la profesionalidad de los patrones de las embarcaciones de invitados y prensa, con muchos barcos de gran eslora que supieron asomar la proa y arrimar sus bordas sin contratiempos.

c Ainhoa Sanchez

AkzoNobel, tempestad en tierra

Lo que no se lleva el Levante es la tormenta que se cirnió sobre el AkzoNobel el día que Simeon Tienpont abandonaba las filas del equipo y era sustituido por Brad Jackson poco antes de la regata costera de Alicante. Y el brillo de un campeón eclipsó la maniobra de Tienpont en los tribunales.
El viernes el viento empezaba a soplar esparciendo el rumor de que Tienpont había ganado la batalla legal… y volvió a Alicante. Sin lista de tripulantes hasta minutos antes de embarcar, finalmente la tripulación del AkzoNobel se dirigía al barco un tanto desmadejada, con Tienpont como patrón, sin Jackson, sin su hasta entonces navegante Jules Salter, sin Joca Signorini y sin Rome Kirby, que oficialmente han decidido no navegar… Tienpont intentó rellenar los huecos, pero finalmente son ochoa bordo en lugar de nueve, y uno de ellos es el tripulante de reserva del Scallywag que ha sido “prestado”.

Tras el paso por Gibraltar, la isla de Porto Santo en Madeira marcará el siguiente objetivo antes de poder poner rumbo norte hacia Lisboa.  

Déjanos tus Comentarios
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.