lunes, 27 - May - 2019
Inicio / Competición Crucero / Volvo Ocean Race: preparando la jugada para los Doldrums del sur

Volvo Ocean Race: preparando la jugada para los Doldrums del sur

MAPFRE Volvo Ocean Race

Rafa Trujillo a la caña del «MAPFRE» tras cruzar el Ecuador. Junto a él, Carlos Hernández trimando
© Fran Vignale / MAPFRE / Volvo Ocean Race

Navegando en el Pacífico Sur la flota de la Volvo Ocean Race se comprime y los cuatro primeros navegan en un margen de 14 millas. Tras la visita del Rey Neptuno, el MAPFRE continúa firmando buenos datos de velocidad, pero ahora toca lidiar con las calmas ecuatoriales.

Ya en el Hemisferio Sur, la flota de la Volvo Ocean Race se prepara para meterse de lleno en los Doldrums, una zona de convergencia intertropical en la que el escaso viento pondrá a los regatistas al límite. Una buena jugada en esta zona que permita salir en primera posición de las calmas ecuatoriales será fundamental para las escasas 2.000 millas que restan hasta Auckland. De momento, los Doldrums ya se han hecho notar y a las 11:00 hora española los cuatro primeros navegan en un margen de 14 millas. Más tensión, imposible.

En las últimas 24 horas el MAPFRE ha recuperado 25 millas al líder y ha peleado con uñas y dientes contra el Dongfeng, tal y como explicaba Fran Vignale en su reporte diario: “Proa a proa con Dongfeng nos disputamos el tercer puesto en una popa muy entretenida”.

El último parte de posiciones publicado, el de las 11:00 hora española, deja entrever que la tensión es máxima en el Pacífico Sur. Los cuatro primeros –Brunel, Dongfeng, Abu Dhabi y MAPFRE– se colocan en un radio de 14 millas y la flota al completo está comprimida en un margen de tan sólo 35 millas. El equipo liderado por Xabi Fernández, cuarto, navega con vientos de 14 nudos de intensidad a una velocidad de casi 16 nudos, dos más que Abu Dhabi, tercero ahora y situado más al Oeste que el MAPFRE.

Mientras tanto, españoles y chinos se mantienen casi a la vista, al Este de la flota, y entre ellos, un duro mano a mano que dura ya más de 24 horas. “El estar en la pelea con Dongfeng nos tiene desvelados. Se respira competencia y ansiedad en el aire. Un role juega a nuestro favor y el siguiente a favor de ellos. Cada guardia se vive como una regata de cuatro horas” afirmaba Vignale.

Bienvenidos a los Doldrums

Las próximas horas serán cruciales ya que “estamos a punto de golpear los Doldrums. Se prevé un cambio de velas para esta noche y con él, muy poco viento” comentaba el reportero a bordo. En el último parte de posiciones el Brunel ha variado su rumbo y navega al Suroeste mientras el resto de la flota continúa apuntando al Sureste. Quizás lo hayan hecho previendo la posible entrada de viento del Oeste que llevará a la flota hasta las islas Fiji.

La vida a bordo ha mejorado notablemente. “MH0, J2 y J3 empujan al MAPFRE en unas condiciones ideales para estar en cubierta y disfrutar del sol, el viento y el poquito spray de agua saladaEntre 15 y 18 nudos nos desplazamos ganando millas hacia el Sureste y rumbo a Nueva Zelanda” concluía Vignale en su reporte diario.

¡Hola Rey Neptuno!

Ayer día 20 de febrero a las 10:40:39 hora española el MAPFRE cruzaba el Ecuador y, tras varios días atemorizando a los novatos, todos sabían que el Rey Neptuno no podía fallar al primer cruce del paralelo 0º de Willy Altadill y Rafa Trujillo.

En esta ocasión Rob Greenhalgh sacó toda la artillería –al menos la que está disponible en un VO65- para que el rey de los mares se presentara en el MAPFRE y ataviado como el temido Rey Neptuno, la tripulación española se ensañó con los novatos.

Fran Vignale explicaba que “todo ha cuadrado para que la llegada y visita del Rey Neptuno fuera perfecta. Aproximadamente a las 23:00 UTC unos golpes se oyeron dentro del barco y todos supimos que era él. Sólo Neptuno llega a gritos y con sed de castigar a los novatos a bordo del MAPFRE” mientras tanto, “en cubierta ya estaban, atemorizados, los dos regatistas. Al salir, el Rey Neptuno, con su tridente barba y corona, puso a sus víctimas en la popa del barco para hacerles sufrir el haber cruzado por primera vez el Ecuador. Entre risas, cortes de pelo, baños de restos de comida que la tripulación estuvo guardando los últimos dos días y peticiones especiales de conocidos de las víctimas, Rafa y Willy recibieron su bautismo y hoy ya se consideran unos buenos hombres de mar”.

En el Pacífico Sur estos momentos de distracción se agradecen, pero rápidamente todo volvió a la normalidad aunque, eso sí “Willy optó por raparse al cero ya que no le gustaba su nuevo peinado y Rafa mantiene las marcas que Neptuno dejó en su cuero cabelludo” apostilló el reportero a bordo.

Déjanos tus Comentarios