martes, 20 - Oct - 2020
Inicio / Competición Crucero / Volvo Ocean Race: Problemas de transmisión de datos en el Mapfre

Volvo Ocean Race: Problemas de transmisión de datos en el Mapfre

Volvo Ocean Race_Mapfre 14101302 ©Maria Muiña

Aproximadamente a las 09:25 h, el Mapfre superaba el Estrecho de Gibraltar y se abría camino en el Atlántico hacia el próximo paso decisivo en la Volvo Ocean Race: las Islas Canarias.

Aunque según el parte de las 12:45 horas el Mapfre navega a 10,5 nudos de velocidad y a 14 millas del líder, lo cierto es que el barco español en las últimas horas no ha emitido su posición real por un problema de transmisión de datos, por lo que esta situación es ficticia. Las distancias continúan siendo muy cerradas y las próximas horas en el Atlántico serán claves. El próximo objetivo, las islas Canarias.

No ha sido fácil para el barco español cruzar el Estrecho, en el que el tráfico marítimo se convirtió en un nuevo elemento con el que lidiar, y como recordaba Francisco Vignale: “La regata está apretada. Los barcos, muy juntos y una mala decisión estratégica te hace perder muchísimo”.

La tripulación del Mapfre aprovechó al máximo las últimas horas de la jornada del día 12, pero a medida que se acercaba el estrecho de Gibraltar la flota jugó sus cartas y mientras el grueso optó por el Sur, el SCA se decidió por el Norte y, pegado a la costa española, fue recuperando terreno. Mientras tanto, la opción Sur dio más de un quebradero de cabeza ya que “durante toda la tarde de ayer tuvimos a la vista a los otros seis barcos y por la noche, después de varias transiciones de viento, nos quedamos juntos Brunel, Dongfeng, Abu Dhabi y nosotros” recordaba el reportero a bordo.

Volvo Ocean Race_Mapfre 14101301 ©Maria MuiñaMáximo esfuerzo a bordo del Mapfre

El viento no puso las cosas fáciles a la flota y es que los continuos roles hicieron que a bordo del Mapfre se vieran obligados a hacer “varios peelings y ajustar continuamente el rumbo. En esta parte de la etapa hay que tener mucho cuidado de no entrar en un pozo de viento” recordaba Vignale.

Además, el cruce del estrecho supuso jugar con un nuevo elemento: el tráfico marítimo y es que “cruzando ya se pueden apreciar que el mar se agita y que el tráfico marítimo es mayor. Están todos muy atentos a cualquier tipo de embarcación para evitar una colisión y, a su vez, enfocados en una regata, lo que no es tarea fácil. Ya vimos a Brunel tener que cambiar rumbo y en una posición muy incómoda frente a un carguero”.

El objetivo ahora, en palabras de Nicolas Lunven es “prestar muchísima atención y junto a Iker tomar las decisiones correctas”.

Toda la información de la Volvo Ocean Race.

Déjanos tus Comentarios